No te pido que me perdones. Ni siquiera que escuches mis disculpas, Ya que nunca van an encontrarse. Sin embargo Tenemos una cosa que si que pretension, desplazandolo hacia el pelo seri­a darte las debido.

Mis manos De ningun modo te olvidaran desplazandolo hacia el pelo mi alma no podra ignorar el placer de aquel instante. Te estoy muy agradecido por dejarme tu vida en bandeja.

Debido por regalarme tu homicidio. »

Las llamas habian perdido su impetu, el hedor sobre su pulpa empezaba a corromper mis sentidos, y no ha transpirado la brillo de la luna entraba furtivamente por la abertura.Era la hora de desplazarse.

Sali sobre alli en mutismo, arropado por el aciago viento que esparcia por el cielo el pesimo aroma de la muerte. La luces a mis espaldas menguaba rapidamente, igual que la lamentable hoguera sobre verano maltratada por el viento del mar.

Baje la vertiente y, una ocasii?n abajo, mire antes Con El Fin De contemplar igual que el agonizante resplandor sucumbia dentro de las tinieblas. [#376]  » No ando loco, disfruto sobre la alienacion »

Publicado por Gedoxis en 14:13 2 comentarios

La Valse des Monstres – Yann Tiersen sobre subito mi respiracion se entrecorto!

No se que me ocurria.Nunca entendia que me estaba pasando.Un anomalo repeluzno me recorria el espinazo, igual que la melodia que eriza todo el mundo las diminutos pelos sobre tu cuerpo humano asi­ como alcanza tu frente Con El Fin De encresparte el mismisimo pensamiento.

Al fundamentos parecia una cГіmo eliminar la cuenta chatiw cosa fugaz, igual que un unico veloz que nunca terminas de entender, pero escaso an escaso se fue tornando mas nitido en mi mente.

Mi corazon latia intensamente, mi estomago se plagaba de mariposas, mi interior carcajeaba en mutismo mientras en mi tez se filtraba una mueca similar a la risita, la sonrisa sobre maldad, la sonrisa de placer, la sonrisa imbuida de desventura.

Alli estaba yo, falto conseguir contenerme, visualizando el itinerario a seguir.

El estaba sobre espaldas a mi, admirando una serie de instrumentos que en ese momento tenia en mi garaje. Disfrutaba tocando la guitarra y probando el pequeno de un amigo mio entretanto yo, con la inspeccion extravio, buscaba la herramienta idonea para el mision que tenia en pensamiento.

Le dije que me tenia que ausentar un momento de ir arriba a por una cosa que me habia olvidado. El no se inmuto y siguio tranquilamente tocando carente preocupacion alguna, carente sospecha alguna, desprovisto presagio alguno del manana que se cernia acerca de el.

Entretanto subia con rapidez las escaleras hacia mi habitacion comence an acordarse todo cuanto tenia yo en ella. Falto alcanzar soportar el feliz bombeo sobre mi agitado corazon recorde la infinidad sobre dagas y katanas, sin embargo ri?pido cai en la cuenta del estropicio que eso supondria.

Que dulces imagenes poblaban mi imaginacion esgrimando al completo modelo sobre armas sobre filo, rebanando cada falo igual que si sobre mantequilla se tratase, desmenuzarlo con suma delicadeza para servirlo mas tarde a las finas hierbas.Pero nunca era excelente idea, los restos serian un formal impedimento, mismamente que decidi ser razonable y no embarcarme en un arca con tantas fugas.

Mire en todas direcciones asi­ como en la busqueda con sumo desconfianza, nada me convencia, no podia decidirme entre tantas clases y no ha transpirado ejecuciones que rondaban mi testa.

Sobre ri?pido el me llamo.Sumido en la inquietud sobre que quiza quisiera irse baje atropelladamente las escaleras en su busca Con El Fin De ver que ocurria.

Solamente llegar debajo vi igual que el estaba apoyado ante mi piano. Con las manos ya posadas en el me pregunto si podia tocarlo. Mientras yo me ponia a sus espaldas para elaborar como que tenia intencion de escuchar aquello que el quisiera sobar le conteste que si, que nunca habia el menor inconveniente.

Cuando la primera nota sono entre en trance.

Tendria que ser brillante. Tendria que acontecer silencioso. Aunque sobre ella de todo, tendria que acontecer lento.Terriblemente lento.Dolorosamente lento.Tan lento que cada segundo pareciera un siglo al disfrutar de su tormento.

Un silencio sepulcral se apodero de mis sentidos asi­ como congelo las aguas del tiempo. Todo estaba inerte, tranquilo, silencioso.

Pero ese instante nunca duro mucho. Cuando se dispuso a palpar la sub siguiente nota mis manos ya estaban en torno a su cuello, apretando cual soga a un reo suspendido en el cielo a la mirada sobre la abundancia.

La saliva brotaba de su boca asi­ como se deslizaba desde sus labios hasta mis manos.Sus ojos se tornaban oscuros a cada segundo que pasaba, como una llama que se consume.Sus inquietas manos iban perdiendo fuerza como un crio que suelta a su origen cuando se duerme.

Cuan dulce placer el tener buenas sensaciones igual que la mismisima parca, meciendo la barca sobre camino al averno, postrando sus suenos e ilusiones ante los huesudos pies sobre la muerte.

Trompetas asi­ como trombones, flautas desplazandolo hacia el pelo flautines, tambores desplazandolo hacia el pelo timbales, violas y no ha transpirado violonchelos. Todos tocaban a mi son desde lo mas profundo sobre mi ser Con El Fin De complementar tan bella decorado. La orquestina ideal de juntarse tan apoteosica expiracion, tan sublime desenlace, tan soberbio final.

Intento burlar a la asesinato que le amordazaba, sin embargo fue inutil.Con un unicamente de violin cayo el telon y se hizo el mutismo.